Jazz

El Jazz es un género musical que surgió a finales del siglo XIX en Estados Unidos en el estado de Louisiana. Al igual que el Blues, surgió como derivación de los cantos y canciones de trabajo que entonaban las remesas de esclavos afroamericanos. Sin embargo, la principal deferencia del Jazz con respecto al Blues reside en la libertad interpretativa como principal rasgo.

"Grupo de músicos de Jazz en los años '20"

Jazz en blanco y negro

Este género se ha caracterizado y se caracteriza por su heterogeneidad a la hora de establecer subgéneros, y a su gran facilidad para combinarse con otros estilos musicales.

Como he dicho, el Jazz surgió en Louisiana, aunque la verdadera cuna de este género es la ciudad de Nueva Orleans, dónde artistas como Joe King Oliver o el gran Louis Armstrong fueron entre otros pioneros del Jazz.

Posteriormente, en la segunda mitad de los años  ’30 el Jazz alcanzó uno de sus grandes momentos de florecimiento. Es el estilo que se conoce como “mainstream” (literalmente se traduce por corriente principal), época intermedia entre el jazz tradicional y el jazz moderno.

Fue el momento también de la aparición del swing en conjunto con dos grandes cantantes, Billie HolidayElla Fitzgerald, quienes, junto a Sarah Vaughan, reinarán hasta nuestros días como diosas entre las voces del jazz.

Retrato artístico de Ella Fitzgerald

Ella Fitzgerald

La 2ª Guerra Mundial influyó de manera importante en la vida y mentalidad de los músicos, y el Jazz experimentó una profunda renovación, dando lugar a un nuevo estilo, el bebop, que tiene en Charlie ParkerDizzy Gillespie a sus líderes indiscutibles. A diferencia de Louis Armstrong, que representaba a la figura de solista dentro de las formaciones de Jazz,  los artistas encuadrados dentro del bepop representaron una toma de conciencia mucho más amplia, tratando de volver a los orígenes, de reinterpretar y reescribir la tradición mediante la exploración de nuevas armonías.

A finales de los años ’40, el rhytm & blues vivía un momento de esplendor con la aparición de figuras como Ray Charles, Etta James o Chuk Berry. En los años ’50 se vivió la consolidación de los mencionados bepop y rythm & blues y también la aparición de un estilo llamado cool jazz.

En Estados Unidos los años sesenta vieron cómo los movimientos políticos y sociales afroamericanos adquirían cada vez mayor dimensión con líderes como Martin Luther King o Malcolm X, y lograban el objetivo de la consecución de los derechos civiles que hasta entonces el racismo les había negado.

En este marco apareció la primera casa discográfica dirigida por un hombre de color, la Tamla Motown, responsable del lanzamiento de numerosas estrellas del rhythm and blues y el soul con una gran capacidad de penetración comercial, es el caso de Marvin Gaye, Aretha Franklin, Sam Cooke y sobre todo James Brown, apodado “Godfather of soul” (el padrino del soul)

Mientras, el Jazz vería el nacimiento de la “New thing” o free jazz, (con representantes como Miles Davis) una radical alteración de los principios musicales que habían regido anteriormente la improvisación. En resumen, el final de los años sesenta fue una época de increíble proliferación de estilos y de géneros.

Los años setenta fueron una época de transición, con la polémica del jazz-rock o fusión, que era considerado por un amplio sector como un género fuera del jazz o como mucho un género menor. Además, en esta época desaparecieron grandes figuras como Louis Armstrong o Ellington.

Los años ’80 significaron en cierta manera un proceso de clarificación, Miles Davis regresó a los escenarios tras una larga ausencia rodeado de músicos jóvenes. El jazz era minoritario, pero tenía un  público consolidado. Comenzaba a despuntar una nueva generación de músicos que seguía caminos diferentes,  unos tras la pista de la vanguardia y otros por el camino del regreso a los orígenes. Entre los primeros los Weather Report con Omar Hakim,  o el infatigable John McLaughlin. Entre los que se decantaron por los orígenes el protagonista es Wynton Marsalis.


Los años noventa y el nuevo milenio han confirmado esas numerosas corrientes dispersas. El jazz no tan solo no ha muerto sino que quizá  está más presente que nunca en la actualidad musical.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: